viernes, 3 de abril de 2015

[Tiempo de libros] La huella del hombre pisada


#LHDHP

Esas iniciales y ese hashtag nos han tenido en vilo durante mucho tiempo, hasta que el misterio fue resuelto y Rubén Negro deicidió desvelarnos el título del que sería su segundo libro.

Esto ya fue hace unos meses, y hoy yo vengo a hablaros de esta pequeña joyita: La Huella Del Hombre Pisada.

"A la generación que no quiere ser perdida." Desde el principio, desde esa dedicatoria inicial, las intenciones quedan más que claras: el libro no nos lo va a poner fácil. Como la vida misma, vaya.

Evitaré desvelar el argumento, ya que sería estropear la historia a futuros lectores, y eso es algo que no me perdonaría, ya que la primera lectura es para deleitarse y disfrutarla. Os lo dice alguien que va a por una tercera vuelta =P

¿Qué deciros de esta Huella? Creo que todo lo que pueda escribir se quedaría corto para describir lo que hacen sentir sus páginas. 
Es un libro que hay que masticar con cuidado, difícil de digerir, de esos que repiten volviendo una y otra y otra vez a nuestras tocadas cabecitas. Un libro que hay que leer con calma, incluso varias veces, y que se queda rondando por la mente con todas las ideas que introduce en nuestro cerebro. Mejor dicho, no las introduce, las saca a flote, porque ya estaban ahí, las saca a relucir con unas palabras y una manera de escribir que, eso sí, nunca se nos hubieran ocurrido al común de los mortales. Y es que el señor Negro ya ha creado su propio estilo literario, algo que no muchos escritores pueden decir tan tempranamente.

"Cuando juegas a los giros del destino estás pletórico, sabedor de que la vida es apostar por un sentimiento. Y aunque en la rueda de la fortuna lleves 99 papeletas de 100 a que habrá tortazo, sabes que estás vivo, que vivir la vida consiste en eso. Y no se trata de apostar por algo cursi, sino que de repente vuelva el technicolor, y hasta te entran ganas de correr o de sonreír y convertirte en un mofletudo revolucionario."

Empieza y acaba con las mismas palabras. ¿Curioso verdad? Como queriendo dar a entender una historia circular, que no hay principios ni finales, si no que todo vuelve a repetirse, de una forma u otra. Y la música, siempre la música, que está muy pero que muy presente, tanto dentro de la historia como en la banda sonora que Rubén nos ha creado para acompañar a la lectura y que se puede encontrar en Spotify.

Es un libro que se atraganta. Sí, he dicho bien, se atraganta, pero no en el mal sentido de la palabra. Es un libro que no cae, que no pasa, se queda ahí y hace que no puedas dejar de pensar en sus palabras. Va lanzando espinitas que, de tan conocidas y experimentadas en muchas ocasiones, se clavan y no se sueltan fácilmente. Incluso a veces te impiden tragar, esta vez sí, de forma literal.

Como ya dije antes, no es fácil escribir acerca de LHDHP, así que para evitar entrar en spoilers y en repeticiones, lo dejaré aquí por hoy. Espero haber conseguido que os pique la curiosidad y que le deis una oportunidad a esta huella que no se deja pisar =)

"Al final, la vida es eso, es vivir y no encerrarse. Es la compañía. Es hacer algo por lo que merezca cada día abrir la persiana. Levantarse los sábados y los domingos y poner la música a tope porque estamos en la vida para vivirla y no para que nos derrote."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada